Seguro que te suena el concepto de autostop, pero ¿has escuchado alguna vez el término barcostop? Básicamente, se basa en viajar en barco gratis o a coste reducido a cambio de realizar tareas a bordo. Los viajes pueden ser de un solo día o incluso de varios meses.

Si te aburren los viajes tradicionales y quieres vivir una experiencia distinta, el barcostop es una opción ideal. ¡Te contamos cómo salir a la aventura!

Cómo hacer barcostop

Puedes hacer barcostop en cualquier puerto del mundo pero debes conocer los puntos calientes y los momentos más indicados en cada caso. Para ello, no hay nada mejor que visitar el puerto y mezclarte con los habituales para informarte.

Es una buena idea recurrir a la publicación de anuncios a través de Internet o colgar carteles en el mismo puerto. Sin embargo, lo más recomendable es hablar con los propietarios de las embarcaciones.

Entre las distintas opciones para hacer barcostop encontramos:

  • Compartir camarote. Algunos propietarios no utilizan el camarote o no les importa compartirlo a cambio de un precio reducido o de forma totalmente gratuita. En este último caso, normalmente pagarás por el alojamiento pero no tendrás que trabajar ni ayudar a la tripulación.
  • Trabajar en el barco. Si la tripulación necesita algo de apoyo puedes conseguir un contrato de trabajo temporal para formar parte del equipo durante un tiempo limitado. De este modo, viajarás gratis y, además, tendrás un salario. ¡Esta opción es ideal para viajes largos!
  • Dividir el gasto. En el caso de embarcaciones más pequeñas, si el capitán del barco quiere hacer un viaje y quiere reducir costes puede contar con un viajero para compartir gastos relativos al combustible, la comida, las aduanas, los puertos, etc.
  • Viajar gratis. Puedes llegar a hacer barcostop de forma totalmente gratuita. Aunque no es algo muy habitual, algunos capitanes quieren compartir sus viajes con alguien para tener algo de compañía y poder charlar sin más. En otros casos, a cambio de realizar tareas cotidianas a bordo podrás realizar el viaje sin coste alguno.

Como ves, las opciones son tan amplias como tu propia imaginación. Todo depende del interés que le pongas, puesto que hay muchas formas de hacer barcostop.

¡Abandona la rutina, coge tu mochila y lánzate al mar!