En todos los aspectos de la vida hay que saber prevenir cualquier imprevisto en la medida de lo posible. Las caídas al agua son frecuentes en las regatas, por ejemplo. Así pues, aspectos como vestir un chubasquero blanco o reflectante y llevar vestimenta ceñida para lograr un efecto de neopreno para evitar la hipotermia son algunos de los aspectos a tener en cuenta cuando navegas.

 

Para evitar posibles riesgos de caída los navegantes pueden usar el llamado línea de vida. Un cinturón que va enganchado a través de un mosquetón a un cable de proa a popa. Esa es la única manera de amarrarse al barco y aunque solo es obligatorio por las noches y en condiciones meteorológicas muy adversas muy pocos lo utilizan, por incomodidad.

 

Sin embargo, cualquiera puede sufrir un embestimiento o un imprevisto por mala mar y terminar cediendo a la poderosa fuerza de las olas. Es por eso que, lo principal, si caes en alta mas es organizarse bien la mente, manteniéndola despejada evitando histerismos u ataques nerviosos. No debes ponerte a nadar, mover las piernas lo menos posible y flotar con el mínimo gasto de energía, a ser posible haciendo “el muerto”, pero evidentemente, todo depende de en qué estado este la marea y el mar en sí.

 

Si sientes la necesidad de quitarte capas de ropa… ¡No lo hagas! Debes mantener en calor en el cuerpo y llevar ropa ajustada te servirá de ayuda.

 

Recuerda también que, cuando cae un navegante, la tripulación deberá enviar una señal de socorro a Salvamento Marítimo con indicaciones sobre la localización de la persona caída al agua: latitud, longitud, los grados, los minutos y los segundos.