¿Alguna vez has intentado navegar con mar de fondo?

La verdad es que, a veces, este fenómeno es incluso imperceptible a la vista. Sin embargo, has de prepararte y saber cómo actuar para responder correctamente. En nuestros cursos más avanzados entraremos en estos temas y te enseñaremos a capear o correr el temporal, pero en este artículo ¡te damos un adelanto!

Empezamos con lo básico: ¿qué es el mar de fondo? El mar de fondo, mar tendido o mar de leva son olas que se producen por viento no en la zona en la que estás navegando, sino en un área más alejada. Suelen ser olas con crestas suaves y bases anchas, aunque normalmente no demasiado altas. De hecho, ya te decíamos que a veces ni se distinguen bien en la superficie, pero sí que se notan en el movimiento arrítmico y el vaivén que provocan en el barco.

Prepara tu embarcación

Lo primero que siempre te vamos a aconsejar es que consultes la previsión meteorológica y de oleaje. Y, luego, que tengas en cuenta las características de tu embarcación y la preparación de tu tripulación. Si el barco es suficientemente robusto y vosotros estáis bien preparados, podéis hacer frente a un poco de oleaje; si no es así, será mejor esperar a que la previsión mejore. Ya sabes que, en el mar, prevenir es fundamental.

¿Ya estás decidido a salir a navegar? Ahora toca preparar tu embarcación. Recoge los objetos más pequeños y asegura el resto para evitar posibles accidentes. Además, es conveniente que lleves algunos objetos para sacar agua si es necesario y algo para tapar vías de acceso que puedan abrirse. En el caso de que entre demasiada agua y no puedas pararla, ten en cuenta que deberás pedir ayuda.

Por último, este tipo de oleaje causa un vaivén que a algunas personas les resulta molesto. Por lo tanto, no olvides las pastillas para el mareo por si las necesitas: al fin y al cabo, es importante que te sientas bien para gobernar el barco.

Y… ¿cómo navegar con mar de fondo?

En esto profundizaremos en nuestras formaciones avanzadas. Sin embargo, podemos adelantarte que la técnica es navegar a la capa. Esto se refiere a ajustar el foque de manera que el viento haga fuerza sobre él para que la embarcación se incline hacia ese lado. Por otro lado, has de ajustar la vela mayor de tal forma que la fuerza del viento contrarreste lo anterior. De esta manera, se consigue el equilibrio que necesitas para hacer frente a la situación.

Asimismo, debes procurar que las olas den en las amuras y adaptar tu velocidad según la del oleaje.

¿Te gustaría profundizar más en esta técnica? ¡Contacta con nosotros!