Reparar las velas de tu embarcación es una de las cosas que debes aprender antes de salir a navegar. Es cierto que un buen mantenimiento reducirá el riesgo de roturas, pero las velas están sometidas a gran tensión, y siempre puede haber pequeños desgarrones que tendrás que arreglar cuanto antes.

A veces no son más que pequeños cortes, que por sí mismos no afectarán al funcionamiento de la vela. Sin embargo, con la fuerza del viento irán a más si no les pones solución.. Y es entonces cuando se convertirán en un verdadero problema.

En este artículo, te explicamos cómo reparar pequeñas roturas de una manera muy sencilla.

¿Cómo reparar las velas de tu embarcación con tejido adhesivo?

Importante: esta solución no te servirá si la rotura está en los puños de la vela. ya que esta parte está sometida a mucha más tensión. La reparación que te planteamos es perfecta para pequeños desgarrones en el interior de la tela, que no son todavía un verdadero problema. De hecho, en estos casos incluso puede convertirse en una solución permanente, siempre y cuando hagas un buen trabajo.

Lo primero que has de hacer es lavar la vela y dejar que se seque por completo. La suciedad y la humedad pueden hacer que el adhesivo se despegue, por lo que este paso es básico. 

El siguiente paso es colocar la vela totalmente plana, para lo que te puedes ayudar de unas gomas que la sujeten. Es fundamental que no quede ninguna zona con dobleces, ya que -igual que en el caso anterior- esto haría que el adhesivo tienda a despegarse.

Corta entonces los “pelitos” que rodean la rotura o quémalos, con mucho cuidado, utilizando un mechero. Luego tendrás que cortar el adhesivo y pegarlo, totalmente liso, por las dos caras de la vela cubriendo por completo la rotura. Los bordes los tienes que cortar de forma redondeada para que en ningún caso se pueda despegar alguna esquina.

En el caso de que el desgarrón no sea recto, corta dos trozos de tejido adhesivo. De esta manera podrás cubrir totalmente la rotura y asegurarte de que no se despega en ninguna parte.

Para fijar totalmente el adhesivo, tendrás que calentarlo bien, frotando con fuerza o colocando encima por unos segundos algún recipiente con agua caliente. Si haces bien todo el proceso, ¡no tendrás problemas! Eso sí, compra tu tejido adhesivo en tiendas náuticas para asegurarte que es suficientemente resistente.

Y ¿qué pasa si la rotura es más grave?

Puede pasar que el desgarrón se produzca en el puño de la vela. Como decíamos, en esta parte hay más tensión del viento, por lo que lo mejor es coser. Siempre que vayas a hacerlo, empieza un poco antes del comienzo de la rotura.

De todos modos, si el desgarrón se produce, por ejemplo, en la vela mayor o es demasiado grande, es necesario que acudas a un experto cuanto antes. Puedes usar una de las soluciones que te proponemos de forma provisional, si has de hacer una reparación urgente, pero no será algo permanente.

Como ves, llevar un kit de reparación a bordo es indispensable, y es que ¡puede salvarte de más de un apuro! Ahora que ya sabes cómo reparar las velas de tu embarcación, ¡no te pierdas otros contenidos de nuestro blog!