¿Alguna vez te ha tocado navegar con baja visibilidad? De hecho, ¿qué consideramos baja visibilidad? Lo primero que has de saber es que se considera visibilidad reducida cuando no puedes ver más allá de 800 metros, o media milla.

Desde Área Náutica, somos partidarios de poner la precaución ante todo, y por eso te recomendamos que evites navegar en estos casos siempre que sea posible. Pero ¿y si te ves obligado a hacerlo? Tormentas, niebla o la oscuridad pueden ser las causantes de estas malas condiciones de navegación. Y en el siguiente artículo queremos darte algunos consejos para lidiar con la situación.

 

Extrema la precaución

Lo primero que has de hacer si te ves sorprendido por condiciones de mala visibilidad es bajar la velocidad. Ten en cuenta que vas a tener menos tiempo para reaccionar ante cualquier obstáculo, por lo que ir despacio es imprescindible. Además, es importante que conozcas bien tu embarcación y cómo reacciona ante distintas situaciones.

Por otro lado, no pierdas de vista el horizonte en ningún momento y estate muy atento a las señales acústicas. Si te va a ser imposible ver obstáculos desde lejos, es importante que prestes la máxima atención para detectarlos cuanto antes.

 

Señales luminosas y acústicas: cómo usarlas para navegar con baja visibilidad

Será fundamental que uses las luces de navegación y las señales de niebla. Para que funcionen a máximo rendimiento, te recomendamos que no descuides nunca su mantenimiento. Vigila la potencia, que estén limpias y, por supuesto, que estén bien colocadas.

Por otro lado, si tu barco tiene más de 12 metros de eslora, tendrás que emitir señales sonoras. Como habrás aprendido ya en nuestros cursos, tienes que emitir una pitada larga cada dos minutos si estás navegando y dos pitadas si estás parado -que no fondeado o varado-.

Importante: si tu embarcación es más pequeña, no estás obligado a emitir señales acústicas, pero puede ser recomendable hacerlo. Eso sí, tendrán que ser diferentes a las indicadas en el párrafo anterior.

 

Elementos de seguridad, siempre a bordo

Esto se aplica siempre, pero tendrá especial importancia en estas situaciones. Contempla siempre todos los riesgos y lleva todos los elementos de seguridad necesarios siempre a bordo. Así podrás disfrutar del mar sabiendo que tú y tu tripulación estáis protegidos.

Ten presentes estos consejos para navegar con baja visibilidad y, si quieres más información útil, ¡no te pierdas otros artículos de nuestro blog!