Navegar con mascotas puede ser una experiencia muy positiva, pero será necesario tomar una serie de medidas para garantizar la seguridad y el bienestar del animal. En primer lugar, es importante que se acostumbre a la embarcación antes de lanzarte a hacer un viaje largo. Por eso, te recomendamos empezar con trayectos cortos y, por supuesto, con buena mar. Si la experiencia es positiva, será más fácil que quiera repetir.

 

Pero ¿qué otras medidas puedes tomar para evitar problemas? ¡Te lo explicamos!

Consejos para garantizar la seguridad al navegar con mascotas

Si se trata de un perro, es una buena idea que le enseñes a nadar antes. Sacaréis mayor partido a la experiencia y estarás más tranquilo si sucede algún contratiempo. Por supuesto, tanto perros como gatos deberán ir con chaleco salvavidas: esto es realmente lo que nos garantizará su seguridad en todo momento. Colocar una red perimetral también es una buena idea.

Por otro lado, te aconsejamos llevar un transportín a bordo. Sobre todo los gatos tienden a asustarse si hay mala mar. Y controlar a un animal asustado puede no ser una tarea fácil. Por su propia seguridad, en caso de ser necesario, podrás usar este transportín para asegurarte de que tu mascota está a salvo.

 

Y ¿cómo hacer que la experiencia sea positiva?

En primer lugar, hemos de pensar en dónde hará sus necesidades el animal. En el caso de los gatos, es mucho más fácil; los perros, sin embargo, sí que pueden presentar algún problema. Si el trayecto va a ser largo y sin paradas durante bastante tiempo, lo mejor es que entrenes antes al animal con un periódico. Luego, lo colocarás en un lugar concreto del barco para que tu perro tenga un lugar fijo al que acudir.

Otro tema importante son los mareos. Evita que tu mascota coma demasiado antes de subir a la embarcación, y presta atención a cualquier síntoma de que algo no va bien. Una salivación excesiva sería una señal de que se está mareando. Si además sabes que tu mascota ya se marea en el coche, es buena idea consultarlo con el veterinario antes de llevarla a navegar.

Por último, procúrale siempre un lugar a la sombra y fresco. Recuerda que los golpes de calor son un problema habitual, así que presta mucha atención a cualquier señal de alarma. Además, si el trayecto va a ser largo, infórmate sobre los veterinarios a los que podrías acudir en el destino. Al fin y al cabo, nunca se sabe cuándo podría ser necesario.

 

Como ves, solo has de seguir estos sencillos consejos para que navegar con mascotas ¡se convierta en una experiencia inolvidable! ¿Te animas a probarlo?