¿Eres de los que amarran el barco hasta que llegan las buenas temperaturas o te gusta navegar en invierno? Para nosotros, esta es una época tan buena como cualquier otra para salir al mar. O incluso, depende de cómo se mire, mejor…

Al navegar en los meses más fríos, encontrarás menos gente en el mar, te resultará más fácil conseguir la embarcación que quieras -si optas por el alquiler- y mantendrás tu barco en mejor estado -si tienes uno propio-. Pero ¿qué consideraciones has de tener si quieres navegar en esta época? ¡Te lo contamos!

Lo primero para navegar en invierno: controlar las previsiones meteorológicas

Ten en cuenta que, en estas fechas, es más fácil encontrarte con días de mal tiempo, por lo que lo primero es consultar la previsión. Nosotros te recomendamos elegir fechas en las que la meteorología sea buena, para tener una mejor visibilidad y, claro, para disfrutar más de la experiencia.

Por otro lado, debes tener muy claro a qué hora anochece. Es muy probable que te acabe sorprendiendo la noche, así que lo mejor es aprovechar bien la mañana y tener calculado cuándo volver para hacerlo con sol. Si ya cuentas con quedarte de noche en el mar, es importante que lo tengas en cuenta para elegir tu vestimenta por la bajada de temperaturas.

¿Cómo vestirse y qué comer?

Lo primero que te recomendamos es evitar tejidos naturales como la lana y el algodón. ¿Por qué? Porque retienen el sudor, por lo que acabarías teniendo frío. En su lugar, opta por ropa térmica debajo y una capa impermeable encima, que te proteja tanto de la lluvia como de los salpicones.

Por otro lado, recuerda que el calor se pierde sobre todo por los pies, las manos y la cabeza. Así que guantes, calcetines gruesos y un buen calzado y gorro siempre van a ser útiles para conservar el calor. Asimismo, no olvides llevar bebidas calientes -café, caldo, chocolate a la taza…- y alimentos hipercalóricos como los frutos secos. Una buena vestimenta y la comida adecuada serán claves para hacer frente a las bajas temperaturas y a la humedad.

Si vas a pasar muchas horas a bordo, lleva ropa de recambio por si te mojas. Eso sí, llévala bien aislada para que no coja humedad.

Mantenimiento y visibilidad: ¡fundamentales!

Y con visibilidad no estamos hablando solo de la noche. En invierno es muy normal que haya bancos de niebla, así que has de contar con que pueda haber momentos de baja visibilidad

En cuanto al mantenimiento, siempre es necesario. Sin embargo, hacemos especial hincapié en este caso porque, de encontrarte con niebla, será necesario contar con todo el equipo funcionando a la perfección.

Recuerda: comprueba que todo funciona bien, no vayas a mucha velocidad por si hay bancos de niebla y presta especial atención a cualquier detalle si no puedes ver a mucha distancia.

¿Preparado para navegar en invierno? Recuerda que, con nuestros cursos, ¡puedes conseguir las licencias más avanzadas!