Aunque se acerca el buen tiempo, tal vez justo ahora llevas algunos meses sin navegar. Entonces… ¿cómo proteger un barco hasta el verano? Durante la temporada de invierno, el frío y las heladas pueden causar daños irreversibles en tu embarcación. Un mantenimiento regular te aportará seguridad y mucha tranquilidad a bordo.

Para proteger tu barco debes tener en cuenta varios aspectos, tengas el modelo que tengas. ¿No sabes por dónde empezar? ¡No te preocupes! En este artículo te daremos tres consejos esenciales para proteger tu embarcación:

El cuidado de las maderas, fundamental para proteger un barco hasta el verano

Si dispones de un barco con una cubierta de madera de teca, debes tener en cuenta que la teca puede tener una vida útil de entre 10 y 20 años. Siempre y cuando la cuides y protejas adecuadamente, claro.

Y ¿qué factores pueden deteriorarla? El agua dulce y helada, el sol y el golpe de las olas deterioran la madera. Lo mismo sucede con la falta de ventilación, ya que puede provocar humedades irreparables en la cubierta. ¿Cómo evitarlo? Puedes conseguirlo, así que te sugerimos utilizar fundas transpirables para cubrir tu barco y protegerlo adecuadamente. Por otro lado, ten en cuenta que el agua salada actúa como conservante suave, así que no es un problema dejar tu barco amarrado en el puerto todo el invierno.

El mantenimiento del motor

En el caso de que tu barco tenga un motor diésel, es de vital importancia que reciba un mantenimiento anual. Este incluye un cambio de aceite y de los filtros de combustible. ¡No empieces la temporada sin haber hecho este mantenimiento!

En cuanto a las revisiones frecuentes, debes tener en cuenta aspectos como la correa de transmisión, el cableado general y el nivel de refrigerante. Sí, incluso cuando no utilices tu barco debes prestar atención a estos detalles. Ten en cuenta que si cuidas bien el motor ¡te puede durar de 15 a 20 años!

Cuida las velas

¿Estamos hablando de un velero? Si es así, te recomendamos que observes las velas a menudo para detectar daños en las costuras. El sol es el principal causante de cortes, roces y desgarros en la tela de las velas, así que cuidado si tu barco lleva un tiempo parado. 

Además, te sugerimos inspeccionar los terminales y sus accesorios, y si es necesario reemplazarlos, examina también el mástil y las poleas. La previsión es la mejor forma de mantener tu barco en buen estado.

Estos son algunos consejos para proteger un barco hasta el verano y mantenerlo seguro hasta que empiece la temporada. Pero, si quieres conocimientos más amplios y específicos, ¡contacta con nosotros y apúntate a nuestros cursos