¿Qué tipos de ancla hay? Sobre todo si estás deseando hacer tu próximo curso de navegación para pasarte el verano fondeando, ¡esto te interesa! Para que puedas tomar la decisión adecuada según tus necesidades en cada momento, te damos unas pinceladas de lo que te explicaremos en las clases. ¿Te interesa? ¡Sigue leyendo!

¿Qué tipos de ancla hay?

Anclas de arado

En este artículo queremos hablarte de los tipos más comunes, aunque ya verás en nuestros cursos que en el mundo de la náutica ¡nunca dejas de aprender!

En primer lugar, te hablamos de las anclas de arado, populares por su eficacia, y de lo que podemos encontrar dentro de esta categoría. El ancla CQR, por ejemplo, ha sido de las más utilizadas, pero es cierto que ha perdido popularidad en favor de los tipos Delta y Bruce. 

El ancla Delta se utiliza mucho en embarcaciones de más de 8 metros de eslora; el ancla Bruce, por su parte, es de las más modernas y se diseñó pensando en plataformas marinas, aunque ahora se usa también en pequeñas embarcaciones. Se pueden usar en varios tipos de fondo, pero es cierto que funcionan mejor en fondos blandos.

Anclas Danforth y Fortress

Si lo que buscas es un ancla ligera, un tipo recomendado sería el ancla Danforth. Pesa muy poco y ofrece un excelente agarre gracias a sus dos uñas planas, por lo que es aconsejable para fondos de arena o barro. Una versión incluso más ligera es el ancla Fortress, hecha de aluminio.

Has de tener en cuenta, a pesar de sus ventajas, que estos tipos de ancla tienden a planear, por lo que no te recomendamos que los uses para fondear en marcha.

Ancla de rezón

El ancla de rezón tiene cuatro brazos y cuatro uñas (en el siguiente apartado te aclaramos estos términos). Por eso, es un tipo de ancla que puede utilizarse para fondos rocosos. Eso sí, has de tener en cuenta que su agarre no es del todo eficaz, por lo que deberás tener cuidado y limitar su uso a fondeos breves.

Partes del ancla: ¿los conoces?

Estos son algunos tipos de ancla populares, y con ellos te hemos introducido términos que puede que aún no te suenen: brazo, uña… Te hablaremos de ello en profundidad en nuestros cursos, pero vamos a hacer aquí una pequeña introducción a la estructura del ancla.

Empezamos por la parte central del ancla, la caña, que va unida al final a la cruz y, finalmente, los brazos. Al final de los brazos encontramos la parte que se agarra al fondo, compuesta por la uña (se entierra en el fondo) y el mapa (es la parte cóncava y hace que no se suelte). En la parte superior de la caña tenemos el ojo del arganeo y, unido, el arganeo, para sujetar el ancla a la cadena. Por último, tenemos el cepo, que cruza el ancla y se ocupa de mantenerla bien agarrada.

¡Empieza ya tu curso de navegación!

Ya conoces los tipos de ancla y sus partes, pero ya sabes que el mundo náutico no tiene límites. Da un paso más y ¡apúntate a tu siguiente curso de navegación! Contacta con nosotros y resolvemos todas tus dudas.