Las embarcaciones de vela necesitan más mantenimiento que los barcos de motor, y ese es precisamente el tema que vamos a tratar hoy desde Área Náutica. ¿Qué puedes hacer para que duren más tiempo en buen estado? ¿Cómo llevar a cabo un buen mantenimiento? Te lo explicamos.

Los buenos hábitos son el mejor mantenimiento para las embarcaciones de vela

El mejor consejo para hacer un buen mantenimiento de las velas es que hagas un uso correcto de ellas. Eso implica cuidar las maniobras y adaptarte a las condiciones meteorológicas. Ten en cuenta que una falta de tensión hace que la tela vibre más; lo contrario podría provocar un sobreesfuerzo por parte de las velas.

Por otro lado, es normal que algunas zonas de la tela sufran rozaduras constantes. No obstante, aunque no puedas evitarlo, sí que puedes poner parches para que esto no ocasione daños tan rápidamente.

 

Y ¿cómo lavarlas?

Has de tener presente que el agua salada y la humedad son dos de los grandes enemigos de tus velas. El agua salada es agresiva con el tejido, por lo que deberás aclararlas siempre con agua dulce. El exceso de humedad, por su parte, podría dar lugar a hongos: por eso es fundamental que tus velas queden siempre bien secas.

Además, has de tener en cuenta que no todos los materiales son iguales. Hay algunos, por ejemplo, que no son compatibles con el uso de lejía. Nuestro consejo es que acudas a una empresa experta en la limpieza de velas.

Protégelas del sol

Si el agua salada y la humedad son perjudiciales para las embarcaciones de vela, el efecto del sol no es mejor. Los rayos UV ocasionan desgaste, por lo que es mejor esquivarlos en la medida de lo posible.

Evidentemente, no puedes hacer nada durante la navegación; sin embargo, sí que puedes usar una funda para las velas cuando no estés usando la embarcación. Es más, lo aconsejable es guardar las velas si no vas a usarlas durante una temporada, a ser posible enrolladas mejor que plegadas.

 

Haz revisiones periódicas y usa un kit de reparación a bordo

Si hay algún roce o daño en una vela, deberías repararlo antes de que vaya a más. Cuanto más esperes, más grave será el problema. Por eso te recomendamos que revises las velas de tanto en tanto y que lleves un kit de reparación a bordo. Así, si aprecias alguna rotura mientras navegas, podrás ponerle remedio de inmediato.

Ya sabes qué cuidados básicos necesitan las embarcaciones de vela. Mantente atento a Área Náutica para acceder a más información relacionada.